club cinib conocer intro2

821 millones de personas pasan hambre en el mundo

Tras una década de caída, la población mundial que pasa hambre ha aumentado en los tres últimos años.

En la batalla que libra la humanidad contra el hambre, los seres humanos vamos perdiendo. En 2017, 821 millones de personas se iban a la cama cada día sin haber ingerido las calorías mínimas para su actividad diaria, son 15 millones más que el año anterior, lo que supone un retroceso a niveles de 2010. Los datos recogidos en el informe "La seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo" de la ONU, publicado este martes, confirman que no se trata de un repunte aislado; aunque los expertos se resisten a hablar de un cambio de tendencia, ya se encadenan tres años de subida.

Los conflictos, los eventos climáticos extremos y las crisis económicas son los principales responsables de esta regresión, según el estudio elaborado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) junto con otras cuatro agencias de la ONU.

Por otra parte, el número de adultos obesos no ha dejado de crecer desde 1975. En 2016 había 672,3 millones, un 13,2% de la población que habita el planeta, lo que representa un punto y medio más que en 2012 (11,7%).

En resumen: hay más hambrientos y más obesos (*). Aunque los primeros se concentran prácticamente en las naciones pobres, los segundos no viven exclusivamente en las ricas; de hecho es un problema de salud pública creciente en países en desarrollo. "¿Cómo pueden darse estas dos tendencias aparentemente contradictorias de la seguridad alimentaria y la nutrición?", lanzan los autores del estudio. Varios factores explican esta paradoja. Uno de ellos es, según los investigadores, que los cambios demográficos, sociales y económicos rápidos en muchos países de ingresos bajos y medios han conducido a una mayor urbanización y una alteración de los estilos de vida y los hábitos, que se han volcado hacia un mayor consumo de comida procesada e hipercalórica, con un alto contenido de grasas saturadas, azúcares y sal, y un bajo contenido de fibra.

Fuente: FAO
Más información
Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura

©2019 Centro Integral de Nutrición Islas Baleares - CINIB | Galerías Jaime III, 2 - Entl. 2ª - Palma de Mallorca

Contacto   |   Login   |   Mapa del sitio